viernes, 13 de diciembre de 2013

Las TICS y la ruralidad en Antioquia.

Nada se parece a la realidad que conocemos pero todo es tan real como la realidad que conocemos. Ahora una vaca no es una vaca ni se parece a una vaca, pero indudablemente es una vaca. Ahora la ventana se abre a paisajes muy diferentes a los que podemos ver desde nuestra casa y con nuestros propios ojos: se abre hacia el adentro de otras mentes. Y ellas nos invitan a cerrar los ojos y a tratar de ver lo que sucede en el interior de nuestros propios mundos.”

Introducción libro Lecturas fantásticas.
Fundación Secretos para contar.

Hace ya más de tres años que tengo la oportunidad de recorrer Antioquia y muchos lugares de Colombia. La vocación social de la carrera que estudié recorre día a día mis venas, anima mi corazón a bombear fuerte y agita mis músculos en cada caminata, cabalgata o lo que necesite para llegar a mi destino. Por cosas de la vida descubrí la Fundación Secretos para Contar; una Fundación sin ánimo de lucro que se dedica a realizar contenido educativo para las familias rurales de Antioquia. Me emocioné con el proyecto y comencé a trabajar allí, pues el poder recorrer lugares de difícil acceso, conocer la realidad de mi departamento y de mi país frente a frente y poder llegar a enriquecer, o por lo menos a aportar algo a la educación en la ruralidad, es un aliciente de vida que me despierta con una sonrisa.

Pero este ensayo no es para hablar de la Fundación Secretos para contar, sino de las ideas que hemos venido desarrollando desde hace ya algún tiempo. Cuando comencé a trabajar descubrí que la labor de la Fundación estaba principalmente centrada en la creación de libros de contenidos diversos, pero no se habían interesado por mirar otras formas de llegar a las comunidades, formas como las digitales. Propuse entonces cambiar la página web que tenían; tenían una antigua página que servía solo como carta de presentación institucional. Al ir recorriendo Antioquia pude constatar que alrededor del noventa por ciento de las escuelas rurales tienen computadores y acceso a internet, divisando un gran potencial para la creación de un portal web de gran contenido que apoye de manera directa la labor de los docentes en la enseñanza, además permita dinamizar las clases, acercar a los estudiantes a la tecnología y familiarizarlos con ésta cada vez más.

Al desarrollar la página web desarrollamos también todo un trabajo de creación y mantenimiento de varias redes sociales, donde terminamos por mantener la red social Facebook, pues es la más conocida por las familias y los maestros rurales. La página web, que se encuentra en su primera fase, y las redes sociales, nos han permitido explorar, por medio de concursos y campañas, que las familias del campo están cada vez más conectados a las TICS y que los docentes se sienten deseosos y, por qué no, necesitados de incluir formas novedosas de enseñar, de abrir las puertas del conocimiento a sus estudiantes y de mostrar opciones diferentes a los estudiantes que en el futuro van a poder continuar su formación profesional.

La ruralidad colombiana, y en especial la antioqueña, tiene gran potencial para hacer de las TICS una herramienta de uso diario que permita, como en la cita de introducción, acceder a diferentes realidades, a conocer que el mundo no se limita a la vereda, al municipio, al departamento o al país, poder descubrir las diferentes caras de las situaciones que se nos plantean en la vida, saber cómo nos ven desde afuera y cómo vemos nosotros a los de afuera y así poder observar la realidad propia y cercana de una manera crítica y propositiva.

El interés está sembrado en la Fundación para llevar a cabo acciones para permitir que las TICS estén en la cotidianidad de las familias del campo, hay varios proyectos en mente y por medio de la Maestría en Comunicación educativa quiero, como Comunicador social, darle las bases teóricas e investigativas a esos proyectos para que de verdad tengan el impacto esperado.